¡La ciencia es transpiración!

Autor: | Posteado en Trucos Sin comentarios

¿Quieres ser un enorme científico? ¿Ser reconocido mundialmente? ¿Crear inventos que salven a la humanidad? Pues bien, existe un truco fácil e infalible. Pero por supuesto que no lo revelaremos en este texto introductorio. Para saber más, debes acceder a leer esta nota, otra mas de la sección mas sensacionalista de NeoTeo. ¡No te la pierdas!

En la mitología griega, a las musas se las consideraba como inspiradoras del arte y de las ciencias. Eran nueve, y particularmente la musa Urania, hija de Zeus y Mnemósine, era la que inspiraba a todo aquel que se adentrara en las ciencias exactas y la astronomía. Pero, como dice el malhumorado pensador Sergio Nepo: “La musa es un invento de los vagos para no tener que trabajar y quedarse aguardando que el destino les resuelva todo“.

¡La ciencia es transpiración!

Urania tiene inclusive su version animé

Existen en la historia enormes ejemplos de científicos que aplicaban el procedimiento de este enorme pensador. Uno de ellos, tal vez el mas destacable, fue Thomas Alva Edison. La cámara de cine, la lámpara incandescente, el fonógrafo, el metodo de voto automático, la electrólisis… En total, patentó la friolera de ¡2.332 inventos!

Definitivamente, estas no eran invenciones solo producto de una mente inspirada, sino mas bien de una mente metódica. Él mismo confesaba dormir no mas de cuatro horas por día. Tal vez, en forma un poco extremista, consideraba que dormir era una pérdida de tiempo. De hecho, asociaba su invención de la lámpara incandescente con el hecho de poder mantenernos despiertos “aún cuando el sol se hubo retirado“.

Más tarde, don Tomás comentaría que “la masa hace mas de lo imprescindible en cuestiones poco prácticas. Así como las individuos comen mas de lo necesario, además duermen mas de lo necesario“. Para él, cada minuto complementario era una forma de comprarle tiempo al destino para dedicárselo a continuar transpirando en busca de nuevas invenciones.

 

¡La ciencia es transpiración!

Patente de la bombilla eléctrica

 

Otro ejemplo: Jonas Salk, el autor de la vacuna preventiva de la poliomielitis, no aceptó un dia la visita de la musa inspiradora que le dictó la fórmula al oído. Si bien le daba enorme protagonismo a su intuición, es factible continuar su proceso de  investigación a través de mas de los 20.000 folios que dejó en cerca de 600 cajas, donde registraba paso por paso, a través de los años, cada uno de los experimentos que lo llevó a su ¿descubrimiento?

Tal vez descubrimiento sea una frase engañosa en estos casos. Cuando algo es producto de un trabajo de exploración metódico, mas bien podríamos hablar de consecuencia. Ya lo decía mi profesor de Piano: “Tocar bien esta en relación directa con el factor CS: cantidad de hora Culo-Silla“. (Sí: por si no estaban al tanto, repaso música porque tengo una banda, pueden crear click aqui y poner “Me gusta” en la pagina de Facebook).

Aunque siempre hay opciones de lograr la popularidad como científicos (en un To bit anterior hablábamos de como obtenerlo sin crear demasiado), no es muy serio realizarlo de esa manera.

A mencionar verdad, no soy partidario del trabajo. Más bien de la vagancia. Pero estemos seguros de que, salvo varias excepciones la totalidad de los inventos que revolucionan al mundo, las enormes obras artísticas… no fueron hechas por vagos. Salvo en contados casos de genios excepcionales, lo que mas puede garantizar el triunfo es la transpiración, mucho antes que la inspiración… ¿Tú que piensas?

 

¡Hasta el siguiente To bit!

 

The post(noticia) ¡La ciencia es transpiración! appeared first on Neoteo.

Neoteo


También puedes revisar estas noticias relacionadas.

Agrega tu comentario